PENTECOSTALES DE LUTO TRAS LA TRAGEDIA EN MOCOA.

A 51 fallecidos, 10 heridos y 197 familias damnificadas miembros de la IPUC, ascienden la cifra que deja la avalancha en la capital de Putumayo.

Por: Jéfferson Vargas Garzón

 

Tras la avalancha que se generó en la madrugada del pasado sábado 1 de abril, por el desbordamiento de los ríos Mocoa, Mulato y Sangoyaco en el departamento de Putumayo; la cifra de víctimas mortales aumento a 286 (al menos 144 de ellos son menores de edad), los heridos a 262, el número de desaparecidos sigue siendo incierto y la Cruz Roja estimó en 45.000 las personas afectadas. No se descarta que la cifra de víctimas siga aumentando.

 

El municipio de Mocoa aún no tiene agua y el 80% está sin energía eléctrica, cinco barrios quedaron totalmente destruidos y otros 14 están muy afectados. Las personas caminan con tapabocas para cubrirse del polvo que se levanta mientras el barro se empieza a secar, y las labores de búsqueda y el llanto de los que lo han perdido todo, no cesa.

La IPUC haciendo honor al nombre de la razón social que los caracteriza, Iglesia Pentecostal “Unida de Colombia”, se une en oración y clamor por las familias afectadas, buscando en Dios el refugio y fortaleza que las personas necesitan; además, de las diferentes ayudas humanitarias que brindan los pastores y hermanos en la fe en el lugar, así como las donaciones realizadas por sus miembros a nivel nacional e internacional.

 

Según el reporte enviado por el departamento de Comunicaciones del distrito número 26, en el Putumayo, la cifra de los miembros de la iglesia fallecidos es de 51 personas, las familias afectadas son 179, siendo aproximadamente 645 personas.

 

Para atender a los damnificados y proveer de alojamiento, alimentación y cuidado, se han habilitado los lugares de culto de las sedes centrales de la IPUC en: Mocoa, La Hormiguita, Orito, Puerto Guzmán, Puerto Caicedo y sus alrededores.


El Pastor Orbein Hermida, Director Nacional de la fundación obra social unida (FOSU), quien ha hecho presencia en el lugar, hace un llamado para que las donaciones sean orientadas a suplir las necesidades más urgentes en este momento, como lo son: alimentos no perecederos, útiles de aseo, kits de cocina, ropa nueva para niños y adultos, colchonetas y frazadas.

 

Además, invitó a que las donaciones económicas que deseen realizar, sean depositadas en la cuenta corriente del Banco AV Villas Nº 510-10331-0 a nombre de la FOSU, esto con el fin de brindar la atención a los afectados en general, creyentes y no creyentes de la comunidad cristiana.

 

Así mismo, el pastor Édison Aníbal Ordóñez, director de la FOSU en el distrito número 26, invita a que los hermanos en la fe continúen poniendo en sus oraciones a todos los habitantes de Mocoa y se solidaricen, contribuyendo con los requerimientos más urgentes de los hermanos y amigos afectados por la tragedia.

 

Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza”. Salmo 46:1-3

 

#SomosIpucMocoa  #TodosConMocoa

Escribir comentario

Comentarios: 0